Conozca mas de los materiales y técnica de construcción

Podemos definir las técnicas de arquitectura como los métodos para la construcción con determinados materiales. Para construir existe no sólo el condicionante de los materiales usados, sino también el grado de tecnología que tenga la sociedad en cuestión, las herramientas, el tipo de transporte para los materiales y la durabilidad de éstos. La evolución de las técnicas está condicionada por la fuerza económica, que busca conseguir la mayor estabilidad y persistencia en lo que se construye, y la fuerza estética, que a veces hace florecer incluso nuevas técnicas de aplicación. Se trata siempre de construir una estructura estable; ya que sobre un edificio actúan fuerzas que lo pueden desestabilizar, como es su propio peso y las cargas. Para mantener la estabilidad hay que equilibrar estas fuerzas, lo cual se consigue con una serie de elementos arquitectónicos.

1. Construcciones, materiales y condiciones ambientales.
Los materiales, por su comportamiento pueden ser:
: • Los que trabajan a comprensión o aplastamiento, como la piedra, el barro, los conglomerados o los hormigones
• Los que trabajan a flexión, como la madera o el acero

La construcción en piedra .

Es uno de los materiales mas usados. Las rocas naturales se clasifican en: Eruptivas, que a su vez pueden ser plutónicas, como la sienita o la diorita, de gran dureza y entre las que se encuentra el granito; y volcánicas, como los pórfidos, traquitas y diabasas, que se suelen usar en pavimentación o como componentes de los morteros. Los basaltos se usan en construcciones masivas de fábrica. Sedimentarias, donde destacan las areniscas, formadas por granos de cuarzo cohesionados por cementos naturales. Se pueden tallar fácilmente y por eso se usan en sillerías y en decoración. Las calizas se emplean mucho en construcción, entre ellas la grauwaca o los travertinos. Metamórficas, como el gneis o granito metamorfoseado en todas sus variantes, la serpentina o las pizarras y cuarcitas. El mármol procede de recristalizaciones de las dolomías y de las calizas

La construcción preindustrial .-

Podemos hablar de dos grandes grupos:

• Sistemas estáticos, basados en piezas rectas de gran formato, dinteles y arquitrabes, que se apoyan en estructuras masivas de muros y pilares
• Estructuras dinámicas, que transforman los esfuerzos a flexión de las piezas, a través del diseño en arco, bóveda o cúpula, que se transmiten hasta las estructuras portantes a través de los componentes verticales que absorben muros o pilares y esfuerzos horizontales que se recogen por medio de contrafuertes.

Se trata en definitiva de la arquitectura adintelada y la arquitectura abovedada. La construcción arquitrabada o la abovedada conforman el espacio interior. Al ordenarse los elementos formales, espacio y masa, se crea un dominio enteramente humano y finito dentro del ambiente infinito que es la Naturaleza. Por eso se puede definir el espacio dentro de la Arquitectura como la ausencia de masa : dentro de un edificio, el suelo, las paredes, el techo, todo es tangible y definido; mientras que el espacio es el vacío.

Se trata en definitiva de la arquitectura adintelada y la arquitectura abovedada. La construcción arquitrabada o la abovedada conforman el espacio interior. Al ordenarse los elementos formales, espacio y masa, se crea un dominio enteramente humano y finito dentro del ambiente infinito que es la Naturaleza. Por eso se puede definir el espacio dentro de la Arquitectura como la ausencia de masa : dentro de un edificio, el suelo, las paredes, el techo, todo es tangible y definido; mientras que el espacio es el vacío.

La arquitectura adintelada es cerrada y sólida, una arquitectura de volúmenes dominada por la masa y no por el espacio. Los primeros ejemplos son las formaciones megalíticas, como por ejemplo la de Stonehenge. La arquitectura religiosa o funeraria de Egipto usa el mismo sistema: inmensas salas hipóstilas, salas de enormes columnas que encierran el espacio entre muros e inmensos bloques de piedra como dinteles.

Los mesopotámicos construían templos con muros exteriores de ladrillo y tejados planos sobre vigas o dinteles de madera. Las mezquitas musulmanas o los palacios persas también desarrollan una arquitectura adintelada, en la que un muro y un bosque de columnas de piedra dominan el espacio vacío. En la arquitectura griega el espacio interior se resuelve como una gran sala rectangular de techo plano sostenido por líneas de columnas regularmente dispuestas. Se preocupan de conseguir una organización armoniosa y racional del cerramiento. Las columnatas de los distintos órdenes: jónico, dórico y corintio conforman las fachadas y sustentan grandes dinteles de piedra bajo triglifos y metopas, y sobre ellos suele haber frontones y cornisas esculpidos.

Ya con el imperio romano llega la arquitectura abovedada como una nueva fórmula para cubrir los espacios. Aparecen el arco, la bóveda y la cúpula, que hacen olvidar las estructuras horizontales de madera o de piedra, y por eso se pueden construir edificios mucho más grandes. Se crean espacios interiores diáfanos, cada vez más grandes y liberados de los gruesos paramentos por la apertura de grandes vanos que sirven de iluminación. Todo ello se cubre con superficies cóncavas situadas a gran altura, bóvedas y cúpulas cuyo punto focal se encuentra en el interior de la estructura y no en el exterior. Se usan en la construcción sillares, ladrillo u hormigones a base de morteros. Ejemplo de cúpula es el Panteón de Roma ., que tiene un diámetro de 43,50 metros e igual altura. Es un enorme recinto circular con gruesos muros de ladrillo para soportar los empujes horizontales, y sobre ellos se levanta la inmensa cúpula construida por sucesivos vuelos de placas de hormigones aligerados con árido de piedra pómez. Las bóvedas paralelas permiten la elevación de varias plantas sobre arquerías con un reparto de esfuerzos en pirámide, como es el caso del Coliseo de Roma o la basílica de Constantino, que consta de una gran nave central cubierta por bóveda semicircular y naves laterales con bóvedas perpendiculares a la principal para absorber los empujes horizontales, por lo cual la gran bóveda central solo necesita como apoyos verticales unas columnas adosadas reducidas a pilastras. La arquería posibilita equilibrar los empujes horizontales reduciendo los esfuerzos a verticales en las fachadas o en los espacios interiores, casi libres de estructura vertical, con enormes superficies donde el vacío domina el paramento macizo. Permiten también salvar
grandes luces con estructuras conformadas por elementos portantes de secciones reducidas, como sucede en los acueductos, tales como el de Nimes o el de Segovia.

Los romanos son maestros en la construcción de arcos, bóvedas y cúpulas y abrieron nuevas posibilidades espaciales que permitieron evolucionar la arquitectura durante la Edad Media. En el período románico se universaliza la sustitución de las armaduras de madera por bóvedas corridas, semicirculares o de medio cañón sobre las naves, y se adopta el arco de medio punto para las arquerías y huecos de las fachadas. Se usan de manera masiva elementos que trabajan a contrapresión.

El estilo gótico no hace sino usar y desarrollar las anteriores soluciones. En esta estructura la base es la concentración de los esfuerzos de las cubiertas en puntos concretos, mientras que en el románico el peso de las bóvedas se repartía a lo largo de los muros sustentantes. El gótico usa las bóvedas nervadas que permiten liberar los muros y hacer grandes ventanales.

En el Renacimiento reaparece la arquitectura clásica y se estudian de nuevo las reglas de Vitrubio. Se enfatizan las ideas modulares, las ideas de proporción y simetría, y se resucitan los órdenes clásicos. Palladio, Alberti, Serlio o Vignola son los teóricos del momento. Nacen arquitecturas horizontales, centradas y simétricas, que se resuelven mediante soluciones arquitrabadas o adinteladas, con superposición de arquerías de Tema I. Técnicas y medios artísticos. María Isabel Espiñeira Castelos. UNED curso 2011-12 16 distintos órdenes y cubriciones planas de madera. Las cúpulas se usan para cubrir los espacios centrales de las plantas o los cruceros de las iglesias. Podemos poner como ejemplo la de Brunelleschi en Santa María dei Fiori.

¿Como podemos ayudarlo?

Póngase en contacto con nosotros, estamos en el centro de Lima. Envíenos su Consulta.

Realmente nos ayudó a lograr nuestros objetivos. La excelente presentación junto con la fantástica calidad de los productos hicieron que estemos totalmente satisfechos.

Alejandra Solano
Área de Proyectos, Graña y Montero

¿busca una empresa de confianza y buen precio en el centro de lima?

 
×
Hola
¿En que podemos ayudarlo?